Autoconstrucción

Iniciar un nuevo proyecto de vida

La vida de un edificio se inicia con su nacimiento, su construcción, pero no para ahí. En la etapa de vida requiere una forma de uso determinada además de un mantenimiento constante. Un edificio es un ente vivo al que es necesario prestar atención y, con las adecuadas acciones, nos brindará lo mejor de él. Y, si así lo queremos, todas o algunas de estas acciones las podemos realizar nosotros mismos.

La construcción total o parcial del edificio, un uso consciente de acuerdo al libro del edificio y las normas básicas de actuación, y un mantenimiento preventivo o correctivo. Todo un mundo de posibilidades que nos solo pueden ahorrarnos dinero sino darnos la oportunidad de mejorar nuestra calidad de vida a través del entendimiento.

DIY

Autoconstrucción

Construcción del Edificio

Gestión Administrativa
Actuación en Emergencias

Construcción del Edificio

Requisitos previos

La construcción de un edificio pasa por diferentes fases hasta la finalización del mismo pudiendo nosotros elegir si deseamos realizar parte o todas las obras nosotros mismos, o si simplemente deseamos abordar las gestiones administrativas (autogestión).

En el caso que optemos por algún nivel de autoconstrucción será necesario tener en cuenta los siguientes requisitos previos al inicio de los trabajos:

  • El primero y fundamental es indicarlo al estudio de Arquitectura arquitectura encargado de realizar el proyecto de edificación (el proyecto es obligatorio en España) antes incluso de empezar el proyecto ya que las características y requisitos de este tipo de proyectos son muy especiales.
  • Conocer tu nivel técnico y número de personas que podrían ayudarte durante toda la obra o de forma puntual. Por ejemplo, la obra húmeda (muros de ladrillo, enfoscados, guarnecidos,...) es bastante difícil realizar con maestría, sin embargo sistemas constructivos modulares de unión en frío (atornillados o clavados) son más asequibles. Además existen algunos sistemas constructivos que requieren más de una persona para su correcta realización.
  • También es importante encontrar conjuntamente un sistema de representación que entienda y le resulte cómodo. Normalmente los planos de obra suelen ser difíciles de leer por gente no habituada, pero siempre existen otras maneras de plantear dicha documentación. Es muy importante este punto pues para poder construir algo tiene que saber qué y cómo hacerlo.
  • Elegir adecuadamente la dirección técnica de la obra (elemento obligatorio en España). Ésta está compuesta por un arquitecto y un aparejador. El arquitecto es el mismo del estudio de arquitectura, pero se habrá de contratar a un aparejador para las obras.
  • En el caso que la obra de autoconstrucción se encuentre entre obras a realizar por una constructora es muy importante indicarlo a las Constructoras a la hora de pedir presupuesto pues los tiempos en la obra son fundamentales y puede retrasar la misma considerablemente. En estos casos es recomendable, o bien dejar la obra de autoconstrucción para el final o tener dos presupuestos independientes con una o más constructoras para evitar incrementos de precio. El arquitecto te asesorará.
  • Durante la obra, en caso de tener dudas sobre la lectura e interpretación de los planos o cualquier otro aspecto, no tengas el menor reparo en consultar al aparejador o al arquitecto que en último término modificaría y reharía la documentación para garantizar su completo entendimiento.
  • Y siempre piensa que la perfección no existe ni con los mejores profesionales, pero lo que no se puede pagar con dinero es la satisfacción de vivir en una casa construida con tus propias manos.